Primera guerra carlina (1833-1840) -7 pàg.-                                                              www.portell.tk


 
  Primera Guerra Carlista o "guerra dels 7 anys"1833   1834   1835   1836   1837   1838   1839-1840

ANY

REFERÈNCIA BIBLIOGRÀFICA

 

1839

En el pròleg del llibre de Bordás, Comas ens presenta al Groc, famòs guerriller carlí forcallà del periode d'entreguerres:

<<Del Groc, Tomàs Pena-roja, germà d'un confessor de Cabrera, la primera notícia que ens dóna el seu gendre és el nomenament per part del cabdill carlí de capità dels voluntaris realistes de Forcall el 1839. Així, doncs, com diu Fontana (1980, 12), era una d'aquelles persones que "els cossos armats converteixen en persones importants, en donar-los un sou, armes, algun poder i un nou sentit de la dignitat". El Groc, acabada la guerra civil dels set anys (1833-1840) no s'acull a l'indult ofert pels liberals i, com molts altres companys, emigra a França. Fins aquí res destacable, sembla que havia estat un soldat carlí més. A principi de 1841, el Groc torna als Ports [...] havia deixat esposa i fils a Forcall. Ara la situació ha canviat, els liberals s'han imposat militarment i políticament, per tant o bé s'acolia a algun dels indults concedits pel govern, cosa que no fa, o bé intenta una insurrecció. Aquesta, però, no prospera, car la població després de set anys de guerra està cansada i alguns defensors de la causa carlina n'han sortit escaldats [...] haurà de viure de l'expoliació, manera de viure que arriba a confondre'ls amb els bandolers (tots dos anomenats per la gent 'trabucaires'). [...] Sobre aquest punt, diu Sánchez (1996, 26), "els moradors dels masos... donaven suport als trabucaires, sempre amb un peu a banda i banda de la frontera, per raons geogràfiques molt més cops que per raons ideològiques".>> (pàg.23)

[BORDÁS MARCOVAL, José (1997): La Guerra del Groc. Memoria de un voluntario carlista forcallano [Tomás Peñarroya Peñarroya]. A. 1833-1874. Ayuntamiento de Forcall. Jordi Dassoy, Impresor, Sant Carles de la Ràpita.]


 1839

Febrer. Urcelay ens fa una cronologia de les guerres carlines:

<<Febrero.- Fusilamientos en Estella de generales carlistas [que conspiraven contra ell: Guergué, García, Sanz i Carmona], ordenados por Maroto.>> (pàg.23)

[URCELAY ALONSO, Javier (2004): El Maestrazgo Carlista. Una visita a los escenarios y lugares de las Guerras Carlistas del siglo XIX. Editorial Antinea. 3ª Edición. Vinaròs.]


 1839

Abril. Urcelay ens fa una cronologia de les guerres carlines:

<<Abril.- El poder carlista en el Maestrazgo se encuentra en su apogeo, dominando un extenso territorio de las provincias de Teruel, Castellón, Tarragona, Valencia y Cuenca, y disponiendo de un ejército de 20.000 hombres perfectamente organizado y de una completa administración civil. Cabrera procede a la creación de una línea de fuertes, fortificando los de Castellote, San Mateo, Tales, etc.>> (pàg.23)

[URCELAY ALONSO, Javier (2004): El Maestrazgo Carlista. Una visita a los escenarios y lugares de las Guerras Carlistas del siglo XIX. Editorial Antinea. 3ª Edición. Vinaròs.]


 1839

Abril, 1-3. Urcelay ens fa una cronologia de les guerres carlines:

<<1-3 de Abril.- Firma del Convenio de Lécera o de Segura entre Cabrera y Van Halen -análogo al de Elliot en el Norte [27 d'abril de 1835, que ací no se va complir mai] para el canje de prisioneros y la humanización de la guerra en el Centro (Aragón y Valencia).>> (pàg.23)

[URCELAY ALONSO, Javier (2004): El Maestrazgo Carlista. Una visita a los escenarios y lugares de las Guerras Carlistas del siglo XIX. Editorial Antinea. 3ª Edición. Vinaròs.]


 1839

Abril. Cabrera ordena fortificar algun dels pobles de la zona. No sabem si Portell seria un d'ells.

<<El teniente general Cabrera ordena fortificar las principales poblaciones del Maestrazgo. Era la época dorada del carlismo por estas tierras, en las que logró reunir un ejército de 25.000 hombres.>>

[SEGARRA CASPIR, Francisco. Los horrores en el Maestrazgo carlista (el desastroso siglo XIX español), pàg. 61. Ed. Antinea. Vinaròs. 2011]


 1839

Juny, 15. Francisco Segarra ens continua explicant coses curioses:

<<El día 15 de junio de 1839 los carlistas prohiben la conducción de nieve a Castelló, teniendo que llevarla por mar desde Alacant; pues en Valencia sucedía lo mismo que en Castelló. [No oblidem que en aquell moment no teníem encara electricitat i la neu/gel tenia múltiples usos, tant en la conservació del menjar com per hospitals, etc. Portell i molts altres pobles tenien la seua pròpia 'nevera'.]>> (pàg.278)

[SEGARRA CAPSIR, Francisco (2016): Todas las guerras sufridas en el Maestrazgo histórico. Editorial Antinea. Vinaròs.]


 1839

Agost, 31. Urcelay ens fa una cronologia de les guerres carlines:

<<31 de Agosto.- Maroto y Espartero firman el Convenio de Vergara que pone fin a la guerra en las provincias vasco-navarras.>> (pàg.24)

[URCELAY ALONSO, Javier (2004): El Maestrazgo Carlista. Una visita a los escenarios y lugares de las Guerras Carlistas del siglo XIX. Editorial Antinea. 3ª Edición. Vinaròs.]


 1839

Setembre. Urcelay ens fa una cronologia de les guerres carlines:

<<Septiembre.- Don Carlos pasa la frontera de Francia declarando traidor a Maroto. Cabrera no acepta el Convenio y decide proseguir la guerra en el Maestrazgo. La totalidad de los ejércitos liberales del Norte y del Centro, al mando de Espartero y O'Donell respectivamente, se vuelcan sobre el territorio controlado por Cabrera.>> (pàg.24)

[URCELAY ALONSO, Javier (2004): El Maestrazgo Carlista. Una visita a los escenarios y lugares de las Guerras Carlistas del siglo XIX. Editorial Antinea. 3ª Edición. Vinaròs.]


1839

Sobre els moviments militars de les guerres carlines pel nostre poble, tenim aquest fragment:

<<En 1839 no podía tampoco pensarse por parte de los liberales en la conquista de Cantavieja. Otras atenciones de más entidad preocupaban, pues el incremento que adquirió Cabrera y sus planes de aproximación á la córte, á la cual trataba de bloquear [...] hacían que el ejército liberal atendiera más á impedir los progresos de las armas del caudillo tortosino que á ocuparle plazas que en nada alterarían sus miras, ni eran tampoco de la mayor importancia para la causa de la reina. Tenía ya Cabrera á sus órdenes un grande ejército, organizado y abastecido, y se extendían sus operaciones hasta bien distante de Cantavieja y de los pueblos de Beceite.

Pero el convenio de Vergara [31 d'agost] lo trastornó todo; y poco después no había más carlistas que combatir que los del centro y Cataluña. El grueso del ejército liberal se dirigió al primer punto; y en la época que nos ocupa, el general O'Donell acampaba en Fortanete con su brigada, interin otra se alojaba en Mosqueruela: la división del marqués de las Amarillas estaba en la Iglesuela del Cid: Ayerve ocupaba el Forcall, Portell, Villafranca y Ares, y el principal cuerpo de tropas á las inmediatas órdenes del duque de la Victoria estaba acantonado en Orta, Monroyo y Peñarroya [Calbo diu el mateix: v. 10 de maig de 1840]. Zurbano, dominando los pasos del Ebro en Mora según sus designios, acababa de completar el semicírculo que estrechaba á los carlistas.>>

[DE PAULA MELLADO, Francisco. Enciclopedia Moderna. Diccionario universal de Literatura, Ciencias, Artes, Agricultura, Industria y Comercio.. Tomo Sesto. Pàg. 1048. Establecimiento Tipográfico de D. Francisco de Mellado. Santa Teresa, 8. Madrid. 1851] books.google.com


 1839

Desembre, 16. Urcelay ens fa una cronologia de les guerres carlines:

<<16 de Diciembre.- Cabrera cae enfermo en La Fresneda.>> (pàg.24)

[URCELAY ALONSO, Javier (2004): El Maestrazgo Carlista. Una visita a los escenarios y lugares de las Guerras Carlistas del siglo XIX. Editorial Antinea. 3ª Edición. Vinaròs.]


1839

Desembre, 16. Comença la malaltia de Cabrera. Com ens diu un llibre sobre ell, amb "Diario de Operaciones del Ejército Real de Aragón,Valencia y Murcia" i on, només començar llegim:

<<Parte Segunda. Comprende desde el día 3 de Julio de 1837, en que Cabrera fue nombrado Comandante general de Aragón, Valencia y Murcia, hasta su enfermedad, que tuvo principio en 16 de diciembre de 1839.>>

[DE CÓRDOBA, Buenaventura (1845): Vida militar y política de Cabrera. Tomo III. Imprenta y fundición de Don Eusebio Aguado. Madrid.] babel.hathitrust.org


 1840

Febrer-Abril. Urcelay ens fa una cronologia de les guerres carlines:

<<Febrero-Abril.- Tras heróica resistencia en muchos casos, numerosas plazas carlistas van cayendo en manos del ejército de Espartero: Segura, Castellote, Aliaga, Alcalá de la Selva...>> (pàg.24)

[URCELAY ALONSO, Javier (2004): El Maestrazgo Carlista. Una visita a los escenarios y lugares de las Guerras Carlistas del siglo XIX. Editorial Antinea. 3ª Edición. Vinaròs.]


 1840

Març, 27. Francisco Segarra ens diu on va participar el Regiment 'Infante nº 5':

<<El Regimiento de Infantería de Línea Infante nº 5 intervino en el asalto y retirada de Morella el 15 de agosto de 1838; en la toma de Ares el 27 de marzo de 1840; y en el asedio y reconquista de Morella el 30 de mayo de 1840.>> (pàg.277)

[SEGARRA CAPSIR, Francisco (2016): Todas las guerras sufridas en el Maestrazgo histórico. Editorial Antinea. Vinaròs.]


1840 Maig, 10-11 aprox. Dámaso Calbo escriu un llibre sobre la Guerra Carlina:

<<Hemos llegado a los últimos capítulos de nuestra crónica y necesario es referir la posición avanzada que ocupaban las numerosas huestes de Espartero, así como también las líneas que aún defendían los escasos batallones con que Cabrera sostenía con dignidad su posición. El general Odonell ocupaba a Fortanete con una brigada ínterin otra se alojaba en Mosqueruela; la división del marqués de las Amarillas estaba en la Iglesuela del Cid. Ayerve ocupaba el Forcall, Portell, Villafranca y Ares, y el principal cuerpo de tropas a las inmediaciatas órdenes del Duque de la Victoria estaban acantonadas en Orta, Monroyo y Peñarroya [De Paula diu el mateix: v. 1839]. Zurbano dominando los pasos del Ebro en Mora según sus designios, acababa de completar el semicírculo que estrechaba a los carlistas. Según lo referido, poco era el terreno que estos pisaban, así que se encontraban arrinconados en la parte de la Cenia, teniendo el mar a su espalda, a la derecha un río invadeable, y a su frente, un enemigo superior y alentado cada vez más y más por las victorias que acababa de conseguir. Por la derecha de la línea de la Reina, Aspiroz se preparaba contra Begís para cortar las comunicaciones entre el Maestrazgo y Cuenca, de consiguiente, la situación de las tropas de Cabrera era en todo muy crítica, por tanto, pasó dicho caudillo desde Uldecona, Pinell y Prat de Compte que ocupaba con los 2,000 infantes y 300 caballos que custodiaban a Morella, y a pocos minutos de su llegada, salió al balcón de su alojamiento, sito en una plaza, en la cual se hallaba reunida la mayor parte de la guarnición, deseosa de ver a su general. A pesar del estado débil en que se hallaba con una voz muy desmayada, arengó a sus solados con el mayor laconismo, animándoles a la defensa, y concluyó diciéndoles: "vengo a cumplir la palabra que os he dado de seguir en un todo la suerte que os esté preparada". Sin embargo, de que observaban los espectadores que Cabrera estaba imposibilitado de ocuparse activamente de nada, y que el talante con que se les presentaba era más bien el de un espectro sepulcral que el del joven y robusto guerrero que en el sitio anterior les había librado, no dejaron por eso de entusiasmarse y, prorrumpiendo en vivas a su jefe, continuaron en creerse invencibles mientras este no los desamparase. Varias fueron las medidas que dictó Cabrera en vista de las circunstancias que le rodeaban y, en virtud de aquellas de la guarnición de Cantavieja, recibió orden de abandonar la plaza y pasar a reunirse con su jefe en el bajo Maestrazgo.

El 11 de mayo tuvo cumplido efecto dicha determinación, y la plaza de Cantavieja, contra la cual reunían las tropas de la Reina un inmenso material para sitiarla, fue abandonada por los carlistas después de haber incendiado una parte de la población y volado el almacén de pólvora del castillo. La explosión destruyó la fundición y algunos talleres, pero tan luego como Odonell supo lo acaecido, pasó inmediatamente a posesionarse del punto desalojado, y dedicando sus primeros cuidados a cortar el fuego y salvar el hospital donde había aún algunos enfermos y heridos, que libraron de perecer en las llamas los soldados de la Reina, logró que la ciudad no padeciese cuantos horrores la estaban reservados si el incendio no hubiese sido detenido y los desórdenes evitados. Los fuertes exteriores llamados de las Horcas y San Blas, se encontraron en muy buen estado, aunque con la artillería clavada, y además de las nueve piezas que fueron abandonadas en la plaza, hallaron los nueve piezas que fueron abandonadas en la plaza, hallaron los nuevos poseedores muchos víveres y municiones. Tal fue el resultado que tuvieron los desvelos de Cabrera para poner a Cantavieja en el caso de ser una de las plazas más respetables en la guerra que sostenía, y cuyas bien construidas fortificaciones habían sido dirigidas y mejoradas hasta el imponente estado que llegaron, por uno de los jefes militares cuyos talentos supo aprovechar Cabrera y que en otra ocasión mencionamos, el coronel D. José María de Villalonga, gobernador que había sido algún tiempo de dicha plaza cuando los carlistas no podían imaginarse que llegaría el caso de tener que abandonarla sin defenderla.[...]>>

[CALBO Y ROCHINA DE CASTRO, Damaso. Historia de Cabrera y de la Guerra Civil en Aragón, Valencia y Murcia. p.512. Universidad Complutense. Madrid. 1845] books.google.es


Quan nombra Portell ho transcriu d'un llibre sobre el carlime escrit per un anònim que el va viure:

<<La situación de Cabrera iba aunque poco a poco perdiendo sus cimientos amenazando desplomarse sobre él todo el peso del ejército del Norte. O'Donell ocupaba a Fortanete y la Mosqueruela; el Marqués de las Amarillas a Iglesuela del Cid; Ayerbe el Forcall, Portell, Villafranca y Arés; y el Duque de la Victoria cubría a Orta, Monroyo y Peñarroya; por último, Zurbano, dominando los pasos del Ebro por Mora completaba el semicírculo en que se encontraba Cabrera encerrado, teniendo el mar por espalda, a la derecha un río invadeable y a su frente una murall de bayonetas victoriosas. El caudillo carlista conoció lo crítico de su posición, y con los 3.000 infantes y 300 caballos que le custodiaban desde Uldecona se dirige por Pinell y Prat de Compte a Morella, decidido al parecer a inspirar a sus defensores el ardor que inflamaba su pecho y a convertir en tumba de su gloria la que había sido su cuna.>> (pàg.330)

[TEATRO DE LA GUERRA: Cabrera, los montemolinistas y republicanos en Cataluña. Crónica de nuestros días, por un testigo ocular de los acontecimientos. Imprenta de D. B. González, calle de la Hortaleza, 89. Madrid (1849).]  books.google.es


1840 Maig, 15-17 aprox. Dámaso Calbo escriu un llibre sobre la Guerra Carlina:

<<Por estos días abandonaron también los carlistas, después de incendiado y destruido, el hospital y castillo de Villahermosa a consecuencia de que veían aproximarse la columna de Buil que pasaba de Mosqueruela a Puerto Mingalvo. Odonell, después de haber dejado suficiente presidio en la plaza ocupada, salió de ella el 15, y al frente de 10 batallones, 3 escuadrones, 2 piezas de a 16 y una batería de montaña, se dirigió por Ares de Maestre, con la dirección a San Mateo, sabiendo que Cabrera había salido de Morella y reconcentraba sus fuerzas en dicha parte apoyado en los fuertes de Ayodar, Culla, Villamalefa y otros que, aunque de menor consecuencia, todos ellos se creía hiciesen alguna resistencia. El 17 llegaron las tropas de la Reina [...]

Entre las disposiciones que Cabrera había dictado, motivadas por la pérdida de Castellote, podemos citar los movimientos ejecutados por sus subalternos para reconcentrarse como anteriormente dijimos. El brigadier de caballería D. José Cubells se retiró al pueblo de Portellada, la columna de Llagostera a Tronchón, y los 3 batallones que mandaba Polo, el cuñado de Cabrera, a Julve y la Zona. Las fuerzas de Cubells se componían de 3 batallones de infantería de Mora, el batallón denominado de tiradores de Aragón, mandado por D. Joaquín Bosque, el 1º y tercer regimiento de la caballería aragonesa, y algunos jinetes que aún militaban con Cabrera de los pertenecientes a Palillos La referida columna carlista fue atascada por las tropas de la Reina al avanzar estas sus líneas, y obligada a retirarse a Ratales [Ràfels], Fuente Espalda y Beceite; aún no había tenido dos días de descanso cuando Cabrera ordenó que pasase a Peñarroya, por medio de otra contraorden, dispuso marcharse al Bojar y a las inmediaciones de la carretera de la Cenia. Este movimiento fue causa de que la columna de Llagostera se retirase a las inmediaciones de Morella y pueblo de Cientorres [Cinctorres], y la de Polo, después de haber estado como dijimos, en Cantavieja y, perdido a su salida, la pieza de a 18 reforzada llamada Gascón, continuó hasta San Mateo en consecuencia del encuentro que había motivado la pérdida referida.

Tales fueron los movimientos de las fuerzas carlistas antes de la salida de Cabrera de Morella y, después de haber dado las disposiciones que creyó oportunas para la defensa de dicha plaza, la dejó a las 11 de la mañana y, montado en una mula, pasó a reunirse con sus tropas que le estaban aguardando en la carretera de San Mateo, unas y otras en el alto de San Marcos. Al revistarlas tan luego como se incorporó con ellas, trató de animarlas y dijo a sus soldados: "Hijos míos, no hay que afligirse ni desmayar; la mitad de nuestra fuerza es suficiente para vencer nuestros enemigos; ya os he comunicado la contestación que he dado a Espartero, y debéis estar persuadidos que vuestro general morirá a la cabeza de su ejército; yo no soy como Espartero, que hace la guerra con política y pesetas, engañando a la nación española y a sus solados, con sus mañas también ha logrado seducir una parte de nuestro ejército, pero no hará lo mismo con nosotros, que solo somos aún bastantes para defender nuestra causa." [...]>>

[CALBO Y ROCHINA DE CASTRO, Damaso. Historia de Cabrera y de la Guerra Civil en Aragón, Valencia y Murcia. p.512. Universidad Complutense. Madrid. 1845] books.google.es


 1840

Maig, 19-23. Francisco Segarra ens explica com va patir Espartero per arribar a Morella. No s'esperava la nevada que va fer:

<<El día 19 de mayo de 1840 el general Espartero al mando de su ejército, con nada menos que 70.000 hombres, sale de La Pobleta (Castelló) en dirección a Morella a pesar de la intensa e inusual nevada debido a lo adelantado de la estación, con un frío tan agudo y penetrante que algunos soldados de la guardia quedaron yertos y exánimes durante aquella noche. Diego de León se estableció en la ermita de San Marcos, a 6 km. de Morella y la tercera división ocupó La Carcellera. Todas las divisiones del ejército iniciaron un movimiento progresivo y al amanecer del día 23 llegaron a la vista de Morella. ¡Tardaron 4 días en recorrer la distancia de 12 kilómetros que hay desde La Pobleta a Morella!>> (pàg.280)

[SEGARRA CAPSIR, Francisco (2016): Todas las guerras sufridas en el Maestrazgo histórico. Editorial Antinea. Vinaròs.]


 1840

Maig, 23-26 aprox. Francisco Segarra ens explica com va anar arribant Espartero a Morella per al setge i presa final:

<<Al amanecer del día 23 llegaron a la vista de Morella. [...] Para atacar con cierta garantía de éxito la plaza de Morella era preciso apoderarse primero de dos fuertes reductos denominados San Pedro Mártir (que había contruido el coronel de Ingenieros prusiano Wilhem von Rahden, y defendida por el coronel Cams) y la Querola. Colocó una batería en la eminencia de la Pedrera en las proximidades del mas del Prat y rompió fuego contra San Pedro Mártir. Esta acción tuvo poco éxito debido a la excesiva distancia reinante entre los dos puntos. Entonces Espartero ordenó que se instalase otra batería a tiro de pistola del reducto, sobre la falda del cerro que le sirve de sustentación y apoyo. El gobernador de San Pedro, hombre animoso y entendido, dispuso una salida para destruir los trabajos de los sitiadores; pero aunque se verificó con mucho brío y gran impetuosidad, no produjo el apetecido resultado, pues los isabelinos reprimieron el ardor marcial de los carlistas obligándoles a replegarse aceleradamente. Fue tan nutrido el fuego de los isabelinos durante los días 24 y 25 que los defensores del fuerte, después de contestar con mucha constancia, habiendo perdido toda esperanza, y viéndose faltos de proyectiles y municiones, pretendieron abrir trastos y capitular bajo condiciones decorosas; pero el inflexible Espartero les colocó en la dura alternativa de perecer o rendirse sin condiciones. Y los carlistas no tuvieron otra alternativa que aceptar esa dura decisión de Espartero cuando ya las numerosas baterías del ejército isabelino habían derruido la parte principal del fuerte. El reducto de la Querola por sí solo no tenía consistencia para combatir al más numeroso y mejor preparado ejército enemigo. Salió un batallón de la plaza de Morella para proteger la evacuación de la guarnición de la Querola, pero fue vigorosamente repelido por la escolta de Espartero, y obligado a encerrarse en Morella. Sin embargo, la guarnición de la Querola se salvó aprovechándose de aquella liza, que aunque breve, fue muy vigorosa.>> (pàg.280)

[SEGARRA CAPSIR, Francisco (2016): Todas las guerras sufridas en el Maestrazgo histórico. Editorial Antinea. Vinaròs.]


 1840

Maig, 26-29 aprox. Francisco Segarra ens continua explicant com va anar el setge:

<<Con la toma de estos dos fuertes exteriores de la plaza de Morella (San Pedro y la Querola), Espartero tenía media guerra ganada. Montaron en sitios convenientes muchas piezas de grueso calibre y empezaron a combatir con gran ahinco la plaza y castillo. Las fuerzas de los carlistas se debilitaban continuamente, y el terror que infundieron los poderosos medios de agresión empleados por el ejército isabelino, hicieron honda mella en la moral carlista. Los coroneles Quirós y Salinas obre los que el gobernador de la plaza había confiado arduas misiones, se pasaron al bando isabelino y dieron a Espartero noticia detallada del estado y situación de Morella. Pero la mayor parte de los defensores que supieron con indignación este desleal proceder se decidieron a demostrar con una fiera resistencia que no todo estaba perdido. A pesar de la heroica defensa de la plaza y de unos ingeniosos atrincheramientos de doble zapa ideados por el comandante de ingenieros, Juan José Alzaga, no lograron resistir el horrible fuego de los isabelinos. Al amanecer del día 29, ya habían caído en el recinto de la plaza y castillo más de siete mil proyectiles. El que posteriormente sería premiado por la reina Isabel II con el título de Duque de la Victoria, el general Espartero, había logrado la circunvalación de la plaza fuerte de Morella. A pesar de esto, las fuerzas carlistas no sucumbían.>> (pàg.281)

[SEGARRA CAPSIR, Francisco (2016): Todas las guerras sufridas en el Maestrazgo histórico. Editorial Antinea. Vinaròs.]


 1840

Maig, 29-30 aprox. Francisco Segarra narra el final del setge i presa de Morella:

<<Fue preciso que un suceso horrible viniera a herir definitivamente el espíritu de aquellos hombres curtidos en riesgos y penalidades de la guerra. En la mañana del mismo día 29, una bomba lanzada al azar por el bando isabelino fue a introducirse por la puerta del depósito de municiones, que estaba anexa a la fortaleza. Una detonación espantosa turbó los aires, hizo retemblar las casas, y llevó el terror al fondo de los morellanos. Habían volado toneladas de pólvora, ochenta mil cartuchos, y muchos proyectiles huecos. El comandante Luís Soler y cincuenta personas perecieron envueltas entre los escombros. Al anochecer de aquel mismo día en la casa de Piquer se celebró una reunión convocada por el gobernador Pedro Beltrán 'Peret del Riu' a la que asistieron sus oficiales y las autoridades locales llegando al acuerdo de abandonar aquella misma noche la población, mientras el coronel Leandro Castilla se quedaría en el fuerte hasta lograr una honrosa capitulación. Escudados por la oscuridad, los carlistas intentaron pasar el círculo de las tropas isabelinas y escapar, pero los habitantes de Morella, temiendo represalias de Espartero, en tumulto pidieron huir con las tropas. El gobernador, en un momento de debilidad, y sin prever lo que podía suceder, accedió.

La delación del capitán carlista Anglés, que había asistido a la reunión y se había pasado al bando isabelino, provocó que Espartero diera la orden de que un batallón se pusiera cerca del cementerio [on ara està el poli, vora les piscines], lugar por donde pretendían evadirse los sitiados. Salieron los infelices fugitivos formando una larga columna, en cuya cabeza iba el propio Gobernador, en el centro las personas inermes, hombres, mujeres, niños, clérigos, frailes y monjas de los conventos que aún existían en Morella, y en retaguardia las tropas carlistas. Avanzaron algunos centenares de pasos sin que obstáculo alguno entorpeciera su marcha; pero al llegar cerca del cementerio, una detonación terrible vino a turbar el silencio de la noche. La vanguardia carlista contesta resueltamente y procura seguir adelante, pero las descargas de los isabelinos se suceden sin interrupción, y entonces ocurre en el centro una confusión indefinible. Aquella multitud de hombres, mujeres y niños se dispersan por todas partes lanzando tremendos gritos; las balas de los enemigos les sigue donde quiera que busquen refugio y, entonces, aterrorizados, inciertos,guiados solo por el instinto de la conservación, se acercan a las puertas del Pla d'Estudis intentando penetrar en la plaza. Algunas compañías carlistas que habían quedado en Morella, faltas de instrucciones oportunas, creen que los isabelinos intentan dar el asalto y se precipitan sobre la muralla fulminando un fuego certero sobre aquella masa de desgraciados. Las atribuladas gentes mueren por centenares. Buscan refugio en el puente levadizo que había en aquellas fechas, y éste se hundió bajo el peso de tantas personas.

Leandro Castilla propone una capitulación y Espartero la negó, enviando a su ayudante Ventura Barcaistegui, intimando a los defensores la rendición sin condiciones, cosa que hicieron el día 30 en número de 2.700 desfilando ante los numerosos batallones isabelinos colocados a ambos lados de la carretera hacia Zaragoza en calidad de prisioneros de guerra. 'Peret del Riu' y la tropa que iba en cabeza cuando abandonaron Morella, pudieron salvarse al haber atravesado ya el campamento isabelino cuando se inició el fuego.>> (pàg.281-282)

[SEGARRA CAPSIR, Francisco (2016): Todas las guerras sufridas en el Maestrazgo histórico. Editorial Antinea. Vinaròs.]


 1840

Maig, 30. Fi de la primera guerra carlista a la nostra comarca. Urcelay ens una cronologia que fa, diu:

<<30 de Mayo.- Espartero toma Morella, capital del Maestrazgo carlista, tras haberle puesto cerco durante dos semanas. Cabrera da orden de abandonar la resistencia en el Maestrazgo.>> (pàg.24)

[URCELAY ALONSO, Javier (2004): El Maestrazgo Carlista. Una visita a los escenarios y lugares de las Guerras Carlistas del siglo XIX. Editorial Antinea. 3ª Edición. Vinaròs.]


Francisco Segarra ens diu que hi van participar diversos Regiments:

<<En la primera guerra carlista varios Regimientos estuvieron actuando contra los carlistas, de forma deiscontinua, en el Maestrat y els Ports; por ejemplo, el Regimiento de Infantería de Línea 'Rey' que estuvo luchando en Albocàsser el 17 de agosto de 1834 y en Culla el 23 de octubre de ese mismo año; en el asalto y retirada del 15 de agosto de 1838; en el levantamiento del sitio de Llucena el 17 de julio de 1839; en el sitio y rendición de Tales, el 14 de agoto de 1839, y en el asedio y reconquista de Morella el 30 de mayo de 1840. [...] El Regimiento de Infantería de Línea Princesa nº 4 estuvo presente en las acciones de Catí el 25 de septiembre de 1837; en Villar de Canes el 26 de septiembre de 1837; en el sitio, asalto y retirada de Morella el 15 de agosto de 1838; y en el asedio y reconquista de Morella el 30 de mayo de 1840. [...] El Regimiento de Infantería de Línea Infante nº 5 intervino en el asalto y retirada de Morella el 15 de agosto de 1838; en la toma de Ares el 27 de marzo de 1840; y en el asedio y reconquista de Morella el 30 de mayo de 1840. [...] El Regimiento de Infantería de Línea Soria nº 9 participó en la persecución de partidas carlistas en la provincia el segundo semestre de 1834, y en el asedio y reconquista de Morella el 30 de mayo de 1840. [...] El Regimiento de Infantería de Línea Mallorca nº 13 participó en la acción del Coll de Vallibona el 21 de noviembre de 1833; y en las acciones de Catí el 23 de octubre de 1837; en Villar de Canes el 25 de octubre de 1837; en el sitio, asalto y retirada de Morella el 15 de agosto de 1838, y en el asedio y reconquista de Morella el 30 de mayo de 1840. [...] Lo mismo que el Regimiento de Infantería de Línea Borbón nº 17, que solamente estuvo presente en el último coletazo de esta guerra fraticida, en el asedio y reconquista de Morella el 30 de mayo de 1840.>> (pàg.276-277)

I encara cita altres regiments "con participación menor en esta primera guerra carlista en el Maestrat". Ací un quadre de tots els que cita.

REGIMENTS que actuen al 'Maestrazgo' REGIMENTS amb menor participació en la primera guerra carlista

Regimiento de Infantería de Línea Rey

Regimiento de Infantería de Línea Princesa nº 4

Regimiento de Infantería de Línea África nº 7

Regimiento de Infantería de Línea Soria nº 7

Regimiento de Infantería de Línea Córdoba nº 10

Regimiento de Infantería de Línea San Fernando nº 11

Regimiento de Infantería de Línea Mallorca nº 13

Regimiento de Infantería de Línea América nº 14

Regimiento de Infantería de Línea Castilla nº 16

Regimiento de Infantería de Línea Borbón nº 17

Regimiento de Infantería de Línea Almansa nº 18

Regimiento de Infantería Fijo Ceuta nº 19

Regimiento de Infantería de Línea Gerona nº 22

Regimiento de Infantería de Línea Bailén nº 24

Regimiento de Infantería de Línea Reina Gobernadora  nº 27

Regimiento de Infantería Ligera Voluntarios de Aragón nº 2

Regimiento de Infantería Ligera Voluntarios de Gerona nº 3

Regimiento de Infantería Ligera Voluntarios de Valencia nº 4

Regimiento de Infantería Ligera Voluntarios de Bailén nº 5

Regimiento de Infantería Ligera Voluntarios de Navarra nº 6

Regimiento de Infantería Ligera Cazadores de Luchana nº 10

Batallón Cazadores de 'Oporto' de la Legión Portuguesa

y una larga lista más [sic]

(pàg.276-278)

[SEGARRA CAPSIR, Francisco (2016): Todas las guerras sufridas en el Maestrazgo histórico. Editorial Antinea. Vinaròs.]


 1840

Maig, 30-31 aprox. Francisco Segarra continua explicant com va anar la presa de Morella:

<<Espartero logra entrar en el último reducto carlista, Morella, y gana la guerra. Durante el sitio habían perdido sus vidas 3.000 hombres. El gobierno premió la inteligencia y la actividad que había demostrado Espartero, añadiendo al título de Duque de la Victoria el de Duque de Morella, así como del Toisón de Oro. La estrella de Cabrera se había eclipsado en la Sénia (Tarragona) donde había peleado intrépidamente contra el general O'Donell. Forcadell fue sorprendido pocos días después por el brigadier Zurbano, en el pueblo del Boixà. De este modo quedó terminada la guerra en Aragón y Valencia, no así en Catalunya que siguió fugazmente.

Las tropas de Espartero, al entrar en Morella, tuvieron un comportamiento salvaje y de destrucción, expoliaron el tesoro de la iglesia arciprestal y de los conventos, quemaron los archivos parroquial y municipal, en un acto execrable sólo comparable al acaecido un siglo después en el verano de 1936.>> (pàg.282)

[SEGARRA CAPSIR, Francisco (2016): Todas las guerras sufridas en el Maestrazgo histórico. Editorial Antinea. Vinaròs.]


 1840

Juny, 2. Urcelay ens fa una cronologia de les guerres carlines:

<<Junio.- Cabrera cruza con su ejército el Ebro y llega a Berga, capital de la cataluña carlista, con voluntad de continuar allí la resistencia, que no resulta posible.>> (pàg.24)

[URCELAY ALONSO, Javier (2004): El Maestrazgo Carlista. Una visita a los escenarios y lugares de las Guerras Carlistas del siglo XIX. Editorial Antinea. 3ª Edición. Vinaròs.]


Francisco Segarra ho completa i ens diu que va ser el dia 2:

<<El día 2 de junio de 1840 el general Cabrera, enfermo de gravedad, emprende la retirada hacia Francia. Cruza el río Ebro por Flix y Riba-roja d'Ebre (Tarragona), se dirige hacia Berga (Barcelona) dudando si le admitirían en esta plaza, porque mandaba en ella el jefe carlista Segarra, imbuído de pensamientos no conciliatorios, pero el ascendiente del caudillo tortosino prevaleció al fin, y Segarra aseguró su libertad y vida.>> (pàg.282)

[SEGARRA CAPSIR, Francisco (2016): Todas las guerras sufridas en el Maestrazgo histórico. Editorial Antinea. Vinaròs.]


 1840

Juliol, 6. Urcelay ens fa una cronologia de les guerres carlines:

<<Julio.- El ejército carlista de Cabrera, compuesto de 10.000 hombres que todavía le acompañan, atraviesa la frontera bajo su mando y pasa a Francia. Final de la primera guerra carlista o Guerra de los Siete Años.>> (pàg.24)

[URCELAY ALONSO, Javier (2004): El Maestrazgo Carlista. Una visita a los escenarios y lugares de las Guerras Carlistas del siglo XIX. Editorial Antinea. 3ª Edición. Vinaròs.]


Francisco Segarra ho completa i ens diu que va ser el dia 6:

<<Después de una estancia reparadora en aquella localidad catalana (Berga), el día 6 de julio el general Cabrera, con el resto de sus tropas, cruza la frontera y entra en Francia. Al día siguiente llegaba a Perpinyà, y de allí se trasladó a París en calidad de detenido, a requerimiento del gobierno francés para proponerle formar parte del ejército francés que entonces ocupaba Argelia, a lo que se negó, por lo que fue detenido e ingresado en la prisión de L'Ille al norte de Francia. Como su salud se resentía, fue trasladado a una prisión del Midi, donde estuvo un año, al cabo del cual quedó en libertad y se trasladó a vivir a Lyon con sus dos hermanos, permaneciendo hasta 1847.>> (pàg.282)

[SEGARRA CAPSIR, Francisco (2016): Todas las guerras sufridas en el Maestrazgo histórico. Editorial Antinea. Vinaròs.]


  Primera Guerra Carlista o "guerra dels 7 anys"1833   1834   1835   1836   1837   1838   1839-1840
 

www.portell.tk  -  portellweb@yahoo.es

Recopilació bibliogràfica i transcripcions de Jacint Cerdà